sábado, 24 de abril de 2010

G.R.E

Recuerdo con amargura
de tus manos la ternura
de tus besos las delicias
de tus ojos, la ternura.

Fui feliz al ser amado
con un amor hermoso, ardiente
me dominaba el presente,
no temí ser olvidado.

Hoy que te encuentras tan lejos,
y ya mi amor, no lo sientes
me escribes y sé que mientes,
de mi amor sólo hay reflejos

Te di mi alma, en un beso
con esa ansía, ese embeleso
que era fuego, amor ardiente

Fue mi pasión tan fuerte,
que no supe distinguir,
cuando empezaste a fingir.

1 comentario: